AMENOFIS IV (1372-1354 a.c.)

Faraón egípcio que después de asumir como tal, cambió su nombre por   Akenatón. Es uno de los más curiosos personajes de las jerarquías dominantes a partir de la RU. Su madre era de origen semita, y quizá esa fuese una pieza importante para lo que sucedió.

Fue faraón a los 15 años de edad y debió ser educado en el ámbito materno, porque cuando asumió cómo faraón empezó enfrentándose con la iglesia  organizada de Egipto, que sostenía una concepción politeísta y elitista , sustituyéndola por un monoteísmo, tomando al Sol como único agente creador y forzando la sustitución de la clerecía y el cambio de los mitos religiosos por otros basados en la igualdad de todos los humanos, sin castas ni jerarquías. Llegó incluso a construir una nueva ciudad capital que llamó Akhetatón (la actual Tell-el Amarna a 300 kmtr. de la anterior, incluidos residencias y templos. Asumió, pues, una actitud autoritaria pero de contenido empático que, como se podía esperar, no fue fácil de ser aceptada por la cultura dominante. Suponemos, además, que las dificultades generadas fueran causa importante para su prematura muerte –si es que no hubo otras más contundentes- a los 18 años de edad.