ANTIGUO TESTAMENTO

Antiguo testamento de “La Biblia”(Libro de Samuel).

Cuando el pueblo judío abandonó Egipto y regresó a Palestina, lo hizo dividido en 12 “tribus”, cada una de las cuales era independiente de las demás pero unidas por una religión común y siguiendo unas normas morales que les había inculcado un “lider” común, Moisés, inspirado por la divinidad, según el libro de referencia.

Años después, por dificultades en su funcionamiento, pensaron en unificarse bajo una dirección común, siendo tiempos en que la RU ya se había impuesto en diversas zonas de la Región y le pidieron al Juez y consejero que entonces tenían, llamado Samuel que les aconsejara un Rey. El episodio, lo relata el libro sagrado de la manera que sigue:


A Samuel le desagradó que le pidiesen un Rey, pero consultó al Señor, quien le dijo que aceptase pero advirtiéndoles y explicándoles cómo les gobernaría el rey que tendrán.

  Samuel trasmitió al pueblo que le pedía rey, todas las palabras del Señor y les dijo:

“Cuando os gobierne el rey que tendreis,tomará a vuestros hijos para que sirvan en sus carros de guerra y para que le hagan de escolta delante de su carroza. Los tomará para hacerlos oficiales que comanden mil hombres o bien cincuenta. Les hará labrar sus propios campos y segar sus propios sembrados y les hará fabricar sus armas y sus carros de guerra .Tomará a vuestras hijas como perfumistas, cocineras y pasteleras. Se apropiará de los mejores campos, de las mejores viñas y de los mejores olivares para dárselos a sus cortesanos. Exigirá el diezmo de vuestros sembrados y de vuestras viñas para pagar a sus funcionarios y a sus cortesanos. Requisará vuestros criados y criadas y con vuestros mejores jóvenes  y los hará servir en los trabajos públicos. Se quedará con la décima parte de vuestros rebaños y vosotros mismos le hareis de esclavos. El día que eso pase os quejareis del rey que tendreis pero el Señor no os escuchará. El pueblo no hizo caso de las razones de Samuel y respondió: No, No, queremos ser cómo las otras naciones y tener un rey que nos administre justicia…