REVOLUCIÓN URBANA

Forma adoptada para caracterizar cambios importantes producidos en la organización de las sociedades humanas cuando pasaron de ser grupos de colectivos de reducido tamaño a agrupamientos en uno o más poblados gobernados por personas de mayor influencia en el conjunto.

Fue el primer paso para la diferenciación de clases sociales en tales conjuntos.

No fue una revolución previamente concebida ni programada, sino simplemente el resultado de procesos que se fueron produciendo para resolver problemas suscitados por el crecimiento y el desarrollo tecnológico.



El aumento de los grupos que se fueron formando bajo el signo de la revolución agrícola-ganadera, unido a la estabilización de sus radicaciones en lugares fijos, y a los adelantos técnicos en la construcción de edificios, condujo a que se produjeran cambios importantes en la forma de organizarse.  Desde el sexto milenio a.c. en adelante se empezó a notar la dificultad de tomar decisiones en forma asamblearia y a perfilarse figuras destacadas para sustituirlo. 

A ese cambio, unido a las consecuencias que le acompañaron, se le ha distinguido con el nombre de REVOLUCIÓN URBANA, y se fue produciendo por doquier, en tiempos diferentes y con rasgos variables.