EL SER HUMANO EN EL PALEOLÍTICO

     Los más antiguos restos de seres humanos sobre la tierra, datan de unos dos millones y medio de años. Son el resultado de cambios genéticos en los simios  más desarrollados, los chimpancés y los bonobos, cuyos cerebros aumentaron significativamente de tamaño y complejidad y cuyas manos se conformaron de manera que se hicieron útiles para manejar objetos en vez de para ayudarse en los desplazamientos por los árboles. Así aprendieron a fabricarse y utilizar herramientas que les fueron útiles para sobrevivir sobre la tierra con mayor facilidad que el resto de los animales. De esas transformaciones surgieron los humanos al final de una larga época glaciar, seres que pudieron desplazarse con agilidad sobre la tierra y que fueron capaces de aprender a superar aquello que la naturaleza les había aportado. La anatomía del SH está organizada para el trabajo (miembros inferiores para desplazarse y dar libertad a los superiores, miembros superiores con manos de dedos oponibles para manipular, sistemas psíquico y muscular aptos, cerebro adecuado para idear y organizar…)